Este portal contiene material sensible de carácter sexual, y por tanto el acceso a él es sólo para personas mayores de edad en su país de residencia.

  • Si usted es menor de edad, por favor, abandone de inmediato esta página.
  • Queda terminantemente prohibido exhibir este material a menores de edad o a cualquier otra persona que pueda resultar ofendida.
  • Al acceder a este material usted admite que lo hace de forma voluntaria , a conciencia y bajo su responsabilidad.
  • Soy mayor de edad y acepto ingresar.
Entrar
Salir

Este website utiliza cookies para ofrecerte una mejor navegación y que los contenidos se puedan adaptar a tus preferencias. Así que si continúas navegando aceptas el uso que hacemos de las cookies. Para más información puedes consultar la Política de cookies. Más información

Cerrar

SV 109 - EL MAL MUNDO

12,00 €

Añadir a la cesta

Descripción

EL MAL MUNDO
AUTOR/A. LUIS ANTONIO DE VILLENA
ISBN. 84-8310-626-4


El mal mundo, de Luis Antonio de Villena, ganó el XXI Premio La sonrisa vertical en febrero de 1999.



Un erotismo vital, explosivo e incontenible es lo que une los dos relatos que componen El mal mundo, un libro que explora, en un brillante tono poético, el sexo y el amor en dos etapas muy distintas de la vida. Como escribe el propio Luis Antonio de Villena en el Postfacio que cierra el volumen, los dos textos narran “amores cotidianos y raros, singulares y frecuentísimos. Amores que intentan abolir -desde lo muy masculino- el entendimiento del sexo y la ternura como compartimentos estancos e infranqueables. Son relatos de carne, de sexo, de labios y -si se mira atentamente- también de amor y amistad. El erotismo no puede ser la negación de una caricia”. Amores de homosexualidad -aunque sus protagonistas no sean homosexuales- que desbordan pasión y arrebato.



“La bendita pureza” cuenta la historia, allá por el año 1965, de dos compañeros de colegio, Tomás y Fernando, y de su progresiva y mutua atracción, que se interrumpe bruscamente con la llegada de las vacaciones de verano. Muchos años después, Tomás, ya casado y padre de familia, rememora aquellos meses de felicidad, aquella entrega total, aquella explosión de amor y de sexo adolescentes.

En el segundo relato, “El mal mundo”, son dos jóvenes “prostitutos”, Vladimir y Alfonso, el uno cubano y el otro portugués, quienes van enzarzándose en una relación que discurre en el turbio reino de la noche y del exceso. Ante la envidia del pintor Claudio Prego, cuyo deseo por Vladimir le llevará a la autodestrucción, los dos jóvenes recorren las sinuosas estancias de ese exceso que, para satisfacer sus complejos anhelos y sus instintos, les conducirá, conscientes del sabor de la vida, a situaciones límite.